A la conquista de la leyenda negra: imperio, cosmopolitismo y el culto del yo en Dulce dueño

Álvaro A. Ayo

Resumo


En este estudio se arguye que en los lustros previos a la Primera Guerra Mundial
Pardo Bazán cuestiona la negativa evaluación de la historia de España, especialmente de su
empresa imperial en el Nuevo Mundo, conocida con el término “leyenda negra”, siendo una
de las primeras personas en usarlo. Pero en vez de tratar de exonerar a su país incurriendo
en el patrioterismo de la “leyenda dorada” socava la presunta superioridad cultural y moral
de sus detractores en las principales potencias europeas de la era moderna. Si el desastre de
1898 parece ratificar la condición periférica y rezagada de España ante Europa, la Gran Guerra
pondrá en evidencia el lado oscuro de la civilización occidental que Pardo discierne años antes.
En Dulce dueño, se vale de una estrategia narrativa cimentada en la densidad intertextual a fin
de impugnar las pretensiones de centralidad espacial y de teleológica supremacía histórica que
los imperios occidentales utilizan para justificar su dominio global y la exclusión de España.
Involucrada en varias situaciones hiperbólica e irónicamente delineadas que suceden durante
sus viajes por España y Europa, la protagonista y narradora de la novela conquista el orbe y luego
fraterniza con la humanidad mediante un abrazo cosmopolita. Además, su aversión al prosaísmo
del mundo moderno la lleva a desarrollar una personalidad egocéntrica que se manifiesta en el
culto de su yo. Su historia, empero, no ofrece respuestas reivindicatorias ni para las naciones ni
para sus ciudadanos (particularmente para las mujeres), prueba del intrincado novelar y de la
mirada profundamente crítica de Pardo Bazán.

Palabras clave


Emilia Pardo Bazán, Dulce dueño, imperio, cosmopolitismo, culto del yo

Texto completo:

PDF (Español (España))


Redacción da revista La Tribuna: cadernos da Casa-Museo Emilia Pardo Bazán
Tabernas, 11
15001, A Coruña
Teléfono: 981 20 73 08
Correo electrónico: latribunaepb@academia.gal